Después de la poda llega Bernardo, en estos terrenos imposibles no hay maquina que pueda resistir. Con ayuda de unas mulas Bernardo y su cuarilla realizan este trabajo total manual.